La subida del SMI

Contextualización sobre la subida del SMI

El gobierno de coalición formado por el PSOE y Unidas Podemos (UP), en acuerdo con los agentes sociales (patronal y sindicatos), aprobó la semana pasada la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de 900 a 950 euros/mes en 14 pagas (la anterior subida en 2019 fue de 736 a 900) para trabajos a tiempo completo. En función de las horas de trabajo la cuestión quedaría de la siguiente forma:

Salario Mínimo Interprofesional
Horas a la semana Mensual 12 pagas Mensual 14 pagas Anual
40 1.108,33 950 13.300
37,5 1.039,06 890,63 12.468,75
35 969,79 831,25 11.637,5
30 831,25 712,50 9.975
25 692,71 593,75 8.312,5
20 554,17 475,00 6.650
15 415,62 356,25 4.987,5
10 277,08 237,50 3.325

Fuente: BOE-A-2020-1652

En conjunto, estas medidas vienen a equiparar la relación entre el SMI y el salario medio con el resto de países europeos (de hecho la Carta Social Europea marca que esta relación debe ser de un 60%, porcentaje que apenas se cumple en algunos países como Francia y Portugal) y corregir la anomalía histórica que se da en nuestro país al respecto.

Según los sindicatos, esta subida junto a la anterior de 2019 beneficiará a menos de 2 millones de trabajadores (apenas un 10% de las personas asalariadas en España), de las cuales 1,5 millones son a tiempo completo. La mayoría de trabajadores y trabajadoras que se encuentran en esta situación provienen del sector servicios (más de un millón) y concretamente el perfil mayoritario son mujeres andaluzas que trabajan en dicho sector [1]. Por supuesto, somos conscientes de que esta subida puede aliviar el ahogo constante al que se ven abocadas parte de las capas más vulnerables de la clase obrera; y que, por otro lado, esta medida puede dar margen de trabajo a los sindicatos para la negociación y la acción sindical, la orientación de los convenios colectivos, etc.

Sin embargo, como clase obrera ya sabrás: las medidas que se hacen desde el gobierno, incluso las que son de buena fe, normalmente llegan tarde, mal y a medias. En este caso, se trata de una reforma poco ambiciosa y que busca más el aplauso mediático que mejorar nuestras condiciones de vida.

Un poco de luz sobre el asunto: engaños y limitaciones de la subida del SMI

Nos encontramos ante un gobierno de coalición, con más intenciones que hechos. De hecho, cada vez con menos intenciones, como vemos en los tintes más posibilistas de UP a medida que se ha ido acercando a la posibilidad de gobernar [2], y en las personalidades puestas al cargo para llevar la economía y ministerios de estado por parte del PSOE [3]). Esto no deja muchas esperanzas frente a las amenazas de nuevas recesiones y desaceleración a nivel mundial [4] en las que se prevén nuevos ajustes y recortes para la clase trabajadora.

Además, tenemos que tener en cuenta que los sindicatos, en particular CCOO, ya habían lanzado una oleada de conflictos colectivos y de negociaciones con la patronal para garantizar 1000€ en 14 pagas en todos los convenios, que es más que lo que da el gobierno, aunque sigan siendo salarios muy ajustados. Es decir, la clase trabajadora consigue más mediante su lucha, plasmada en convenios colectivos, que el “gobierno más progresista” desde la segunda República. Sin embargo, este gobierno renuncia a derogar las reformas laborales de Zapatero y Rajoy, que atan de pies y manos a los y las trabajadoras y los sindicatos, demoliendo la negociación colectiva, entre otras cuestiones.

Poniéndonos en terreno práctico, las limitaciones se hacen más patentes. Dentro del sector servicios, los sueldos son más bajos en hostelería, comercio, telemarketing y tareas de limpieza y cuidados; y son precisamente a estos sectores a los que cubrirá la subida del SMI. Pero además de la escasa remuneración, en este sector predominan unas condiciones laborales precarias en general (jornadas partidas, contratos temporales y a tiempo parcial, contratos de formación, o directamente trabajos sin contrato y horas extras no pagadas)[5] , como cualquier persona que trabaje en ello o tenga conocidos en este sector sabrá. Teniendo en cuenta este contexto, costará ver los efectos de la subida del salario mínimo, porque ya se las apañará la empresa para contratarte por menos horas y pagarte lo mismo, aunque sigas trabajando como siempre. Si el gobierno quisiera realmente aliviar la carga de las y los trabajadores no subiría moderadamente el SMI, sino que atacaría el verdadero bocado a los ingresos de estos trabajos: las jornadas parciales y la temporalidad.

Debemos añadir que en estos sectores de trabajo hay una menor afiliación sindical, organización y tradición de lucha por sus condiciones. Entonces, el margen de trabajo que comentábamos que ganaban los sindicatos depende más de la fuerza de éstos que de las reformas que pueda hacer el gobierno. De hecho, el 70% de los descuelgues de convenio colectivo en las empresas en 2019 fue en empresas sin representación sindical, proceso facilitado por las anteriores reformas laborales.

Y a todo esto se le suma que los y las inspectoras de trabajo ya vienen denunciando que no tienen recursos suficientes para cubrir todas las empresas e intervenir en ellas correctamente [6]. Tenemos entonces el cóctel perfecto para que no se aplique correspondientemente esta medida.

Finalmente, habrá bastantes empresas en las que no se cumpla la legalidad (de hecho, ya hay varios conflictos para subir el SMI al precio indicado en 2019)[7] y no la cumplirán esta si depende de ellas. Y es que los empresarios ni siquiera acatan las leyes que ellos mismos redactan a través de un estado que está hecho para ellos: cuando les molestan imponen su propia “ley” en sus empresas.

La vergüenza del SMI

Poniéndonos aun en el caso más optimista: que trabajamos en una empresa que cumple la ley con un contrato a tiempo completo. Teniendo en cuenta el sueldo prorrateado a 12 pagas, equivaldría a poco más de 1100 euros por mes, sin contar las retenciones, con lo que se quedaría por debajo de los 1000 euros.

Nos preguntamos ahora, ¿cuál es el coste de vida? La respuesta dependerá de la ciudad en la que vivamos y los datos no son fácilmente calculables. El 20% de la población española[8] vive en las poblaciones con más oportunidades de obtener empleo, pero también en las más caras (por orden: San Sebastián, Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca, Bilbao, Oviedo, Pamplona, Tarragona, Valencia y Málaga). En 2019, CCOO calculaba que el coste de la vida en Madrid era de alrededor de 1000 euros mensuales por persona[9], por lo que la media española será algo inferior. Pero también debemos tener en cuenta en el coste de vida de una unidad familiar, donde no todos sus miembros trabajan o aportan ingresos en casa. A esto tenemos que sumar los precios al alza de los alquileres[10], de la luz[11] y del precio del consumo en general[12].

Y es que seguro que ni los empresarios, ni los banqueros, ni los inversores financieros ni los políticos se contentarían cobrando el SMI. Porque es una vergüenza de salario, que impide a los trabajadores y trabajadoras desarrollarse como personas, formar una familia sin quebraderos de cabeza, tener un ocio y descanso tranquilo, etc. Este hecho contrasta con una sociedad donde la tecnología y el conocimiento técnico han llegado a límites antes no imaginables. Ya lo decía Marx hace más de siglo y medio: la burguesía no da a los trabajadores más que un salario para mantenernos con vida y un estado de salud que nos permita trabajar durante un periodo útil, así como reproducirnos para engendrar más mano de obra.

Es por todo ello que decimos que, en este sistema, la clase trabajadora no tiene ni siquiera nada que perder. No queremos depender de las voluntades de un puñado de empresarios o políticos que decidan pagarnos un poco más de miseria (siempre que no haya una crisis), mientras ellos tienen los bolsillos siempre llenos. Por ello, queremos construir un sistema donde la riqueza esté en manos de los trabajadores y trabajadoras, porque somos quienes la creamos; un sistema que garantice una distribución social de la riqueza a través del control efectivo de los medios de producción y la planificación de la economía.

[1] Fuente: https://www.ccoo.es//be20ac9b9f793d22e0d957a59f649f5b000001.pdf

[2] Un ejemplo es el titubeo de la Ministra de Trabajo para derogar la reforma laboral de Rajoy (https://elpais.com/economia/2020/01/25/actualidad/1579952826_515616.html). Lejos queda el Podemos que proponía nacionalizar la banca y los sectores estratégicos de la economía.

[3] Como persona al mando de la Economía tenemos a Nadia Calviño, alta funcionaria de las instituciones europeas, poco molesta para los poderes económicos (https://www.lavanguardia.com/economia/20180606/444152128373/nadia-calvino-ministra-de-economia-gusta.html ; https://www.eldiario.es/economia/Nadia-Calvino-vicepresidenta-economica_0_982351888.html)

[4] https://www.pwc.es/es/sala-prensa/notas-prensa/2019/expertos-preven-desaceleracion-economica-mundial-2020.html , https://www.lavanguardia.com/economia/20191008/47872660465/fmi-economia-mundo-pib-crecimiento-crisis.html , https://www.expansion.com/economia/2019/08/21/5d5c530fe5fdea08718b46d5.html

[5] Datos de 2014 https://www.diariocordoba.com/noticias/temadia/hosteleria-registra-mayor-cifra-irregularidades-laborales_853651.html

[6] https://www.eldiario.es/economia/Inspectores-Trabajo-negociacion-Gobierno-organismo_0_929507240.html

[7] https://www.eleconomista.es/economia/noticias/9921506/06/19/Como-se-estan-saltando-las-empresas-la-subida-del-salario-minimo.html , https://www.eldiario.es/economia/CCOO-detecta-trampas-empresas-aplicar_0_906759563.html , https://www.europapress.es/economia/laboral-00346/noticia-ccoo-denuncia-algunas-empresas-incluyen-pluses-salario-base-no-elevar-smi-20190605120535.html

[8] Sin contar su área metropolitana donde los precios pueden ser similares.

[9] https://www.lavanguardia.com/vida/20190110/454063217855/ccoo-exige-14000-euros-anuales-en-los-convenios-para-sobrevivir-en-madrid.html

[10] https://elpais.com/economia/2019/08/01/actualidad/1564652435_118589.html

[11] https://www.abc.es/economia/abci-espana-segundo-pais-donde-mas-sube-10-anos-toda-union-europea-201912052104_noticia.html

[12] https://www.expansion.com/economia/2020/02/14/5e464e67468aeba0428b458f.html