‘Okupas’: El problema de la vivienda entendido al revés

Por dónde empezamos…

Desde hace prácticamente un año, no paramos de ver diariamente noticias de ‘okupas’ en medios de tirada nacional como Antena 3, El Mundo o ABC.

Por si no teníamos suficiente con la pandemia del COVID-19, estas empresas de la información parecen tener mucho interés en convencernos de que existe otro mal creciente, generalizado y que nos amenaza a todos, aumentando la paranoia hasta el grado de temer perder la propia vivienda. Ya se puede escuchar en cualquier reunión familiar, en una terraza o en el trabajo a algún indignado quejándose de los abusos de los ‘okupas’, así como a los partidos de la oposición utilizando la supuesta fiebre usurpadora como arma arrojadiza.1 En Google puede verse como el interés por la palabra ‘okupa’ ha aumentado con creces en los últimos meses.

Pero, ¿alguien tiene claro qué delito comete exactamente un ‘okupa’? La ocupación, según el Código Penal, se define como la usurpación de un inmueble no habitado.3 Es decir, afecta a aquellos titulares de una vivienda la cual no utilizan para vivir. La irrupción en una vivienda habitada supone un delito distinto, el allanamiento de morada, el cual se ataja mediante el desalojo inmediato.4

La información intoxicada es otra parte más de la estrategia publicitaria. Si se muestran a diario casos de tal delito, sin dar la suficiente información sobre sus causas, sus potenciales ‘víctimas’ o el móvil de sus perpetradores, resulta un cóctel de ignorancia y temor justificado que prepara el terreno para caer entre las garras de los discursos más descarados, sentimentalistas y tendenciosos.

Más allá de eso, la propia popularización de la palabra ‘okupa’ para referirse a cualquier persona que ha cometido un delito de usurpación, tal y como se habla de éstos, es muy inexacta, pues pretende dar una connotación negativa a un movimiento de resistencia a la especulación y al problema de la vivienda, perfectamente legítimo y que podría hacer mucho por la clase obrera en ciertos contextos. De aquí en adelante nos referiremos al fenómeno que investigamos como ‘ocupación’ o ‘usurpación’, por mero rigor.

¿De quién es el ‘problema’ de los ‘okupas’?

Los discursos populistas de la derecha institucional centran la atención en los pisos ocupados a pequeños propietarios, o señalan casos que, sencillamente, no caen en el delito de ocupación, sino en el de allanamiento. Empecemos por aclarar qué clase de inmuebles son los que se ocupan realmente:

Lo cierto es que la gran mayoría de pisos ocupados pertenecen a fondos buitre y bancos, como, además, han confirmado varios magistrados en alguna ocasión5. En Cataluña son 7 de cada 10, como también son mayoría en la Comunidad de Madrid. Hay que tener en cuenta que el impago continuado del alquiler, y no sólo la entrada forzosa, se considera también ocupación.

Es imposible saber con completa certeza cuántas viviendas ocupadas existen. El Observatorio de la Sostenibilidad estima que se trataban de unas 100.000 en 2018.6 Para poner este dato en perspectiva, debemos saber que, según el último censo (2011), había 3.443.365 viviendas vacías, sin contar las 700.000 en construcción ni las 120.000 hectáreas listas para la obra, suponiendo al menos otros 2.000.000 de inmuebles más. De hecho, el perfil típico de vivienda usurpada es aquella de nueva construcción en terreno urbano, generalmente aflorada durante la última burbuja.

La cantidad de dinero empleada por los bancos y fondos en acumular y construir con tal de especular es inmensa. Nos encontramos con una cantidad grotesca de casas vacías: en 2013 la desocupación se situaba en un 13% de media sobre todo el parque inmobiliario existente, dato que se vuelve absurdo comparado con el de las 200.000 familias desahuciadas que había en España ese mismo año.7 Esto nos dice mucho de la lógica del sistema: lo ‘eficiente’ es lo que conviene a la oligarquía financiera, no a la clase trabajadora.

Llegados a este punto, no se nos hace difícil empezar a formarnos una idea sobre por qué aumentó la ocupación ilegal durante la década anterior. Podemos observar en la estadística que la usurpación se disparó tras la última crisis: desde 1.669 sentencias en 2013 a 6.757 en 2017, a partir de cuando empiezan a bajar por primera vez. También debemos fijarnos en aquellas denuncias que no llegan a una sentencia condenatoria, puesto que, en la mayoría de los casos, las personas que ocupan desalojan el inmueble en cuanto son notificadas de la denuncia.8 Guiándonos por esto, las denuncias incoadas (casos abiertos) subieron en un 118% desde 2012 hasta 2015, lo cual confirma y refuerza la tendencia.9

Ahora crucemos estos datos con el histórico de la tasa de personas en riesgo de pobreza y exclusión social en España: en 2014 alcanza su punto álgido, después de una frenética subida desde los primeros años de la crisis, descendiendo hasta 2019; lejos, por cierto, de una recuperación total de los niveles pre-crisis. Es decir, los momentos en los que proliferó la ocupación coinciden en el tiempo con aquellos en los que creció la pobreza en España.

10

11

Las conclusiones son evidentes: en la última recesión global, la pobreza sufrió un repunte muy agudo, llevando a miles de familias a la insolvencia mediante la pérdida del poder adquisitivo. Paralelamente, el precio de la vivienda y el alquiler no sufrieron, desde 2008, una bajada lo suficientemente pronunciada 12 como para que una buena parte de estas familias pudiese permitirse la estancia “legítima” en un inmueble. El resultado: una tendencia al aumento de la ocupación ilegal cuya curva no comenzó a aplanarse hasta la lenta recuperación económica que se asomó tímidamente alrededor del año 2015.

Corroborando esto, el Observatorio de la Sostenibilidad anunciaba hace dos años que, desde 2011, el número anual estimado de nuevos hogares sin recursos para alquilar o comprar una vivienda era de 60.000, cifra que se acerca peligrosamente a la estimación que ellos mismos hacían del número de viviendas ocupadas en esa misma fecha, recordemos: 100.000.13

Para más inri, el mapa comparativo del precio del alquiler, cruzado con el de casos de ocupación, por provincia, nos demuestra que, incluso en la actualidad, allá donde los alquileres son más altos y abusivos, es donde más casos de usurpación existen.14

Sin embargo, el INE nos dice que este tipo de delito ha descendido desde 2017 hasta 2018, situándose en 6.028 sentencias.15 Con lo cual, la gráfica tiende más bien a la estabilización de la cifra. Mirando, de nuevo, las estadísticas de denuncias abiertas, éstas sufrieron una bajada espectacular (del 64%) entre 2015 y 2018.16 Si no existen datos que avalen una ‘pandemia ocupadora’, ¿de dónde viene, pues, todo el revuelo?

La cuestión es que las previsiones no son nada halagüeñas, y los capitalistas lo saben. Nos acercamos a una recesión más profunda que las vividas en ambas Guerras Mundiales. Organismos como el Banco Mundial u Oxfam pronostican que miles de hogares serán lanzados a la pobreza extrema en los próximos años 17. Concretamente, 700.000 personas según este último, sólo en nuestro país. Previsiblemente, esto agudizará el problema de la vivienda de forma histórica.

Es decir, si se prevé un aumento en masa de la insolvencia como la que siguió a la última crisis, es fácil adivinar que también estallarán los impagos y las ocupaciones. Por los tipos de viviendas usurpadas, sabemos que los principales afectados al ​bolsillo serán entidades financieras y especuladores, viendo peligrar el beneficio que esperan tras invertir, puesto que los daños a la propiedad y las molestias legales en el proceso de venta derivadas de una ‘okupación’ pueden provocar la bajada del precio de ésta hasta en un 42%.18

El conflicto que se nos presenta es el de las necesidades de una clase obrera cada vez más empobrecida, frente al interés del capital financiero de maximizar sus beneficios. Éste último prefiere cubrirse ya las espaldas frente a un futuro incierto, y parece que pretende hacerlo con un ataque directo a nuestros derechos y nuestra dignidad: echarnos por la fuerza de nuestros hogares e impedir que formemos otros, si eso no les conviene.

Llevando el debate a la palestra

La burguesía es la clase dominante en la sociedad precisamente por ser capaz de poner la riqueza generada por las manos trabajadoras al servicio de sus necesidades. Lo que se deriva de esta posición ventajosa es el tener a mano muchas facilidades para llevar a cabo sus planes.

El ataque contra la usurpación no es más que otro proyecto impulsado por el capital, que pretende blindar su cartera a la vista de la crisis económica más temida desde hace 200 años.

¿Cómo se mueve la burguesía para imponer su agenda política? ¿Cómo se relaciona con el Estado y los partidos políticos? ¿A qué se debe esta cocción a fuego lento de un estado de opinión tan alarmista? El caso de los ‘okupas’ es muy útil para ilustrar todo esto, puesto que existen muchos frentes abiertos:

Los medios

Probablemente la parte más decisiva en la creación de alarma social hacia la usurpación la haya jugado Antena 3, quien, en sus formatos de noticias y actualidad (Noticias o Espejo Público), nos ha bombardeado durante meses. En su propio portal web podemos encontrar alrededor de 100 titulares relacionados con la palabra clave ‘okupas’.19 En la cuenta de Twitter del noticiero existen aproximadamente 45 enlaces a noticias o reportajes relacionados con la okupación, todos aireados entre abril de este año y la primera semana de septiembre.20

El funcionamiento de un medio privado es lo suficientemente opaco como para que nos sea imposible ahondar en las relaciones que tiene Atresmedia con agentes interesados en la vivienda. Pero es esencial recordar que estamos hablando de grandes empresas, con una junta de accionistas compuesta por conglomerados de multinacionales de la información con relaciones estrechas con bancos, como fue el caso del propio Grupo Planeta (accionista mayoritario de Atresmedia) con el Banco Sabadell, ambos siendo administrados por la misma persona: José Manuel Lara Bosch21. Las entidades financieras pueden invertir en planes publicitarios a largo plazo, así como conceder créditos y comprar acciones de los principales medios de comunicación. En resumen, las grandes empresas del IBEX son las que dan de comer al sector de la información.

Otro factor de importancia es Securitas Direct. La transnacional sueca es anunciante en el medio mentado, y ha sabido coger la ola paranoica, adaptando su publicidad a los nuevos temores tanto en televisión como en Internet. Ya podemos ver invadido nuestro buscador con anuncios de la casa de alarmas si introducimos la palabra maldita, ‘okupa’. La empresa ya tenía antecedentes de publicidad agresiva hace sólo un par de años, centrándose entonces en los robos.22

Los partidos

Hemos visto que la derecha parlamentaria está utilizando, con mucho atino, el recurso discursivo de echar en cara el asunto de la usurpación al adversario político. El ejemplo de Vox es siempre paradigmático, pues, entre todo el mosaico de sectores sociales acomodados y reaccionarios al que pretenden apelar, representan de forma muy clara el programa económico más agresivo de la patronal española.

Vox lo tiene muy claro: “Patada en el culo el mismo día”23. Ya veíamos más arriba que la ocupación ilegal de viviendas era un problema de lo más molesto para un propietario con ánimo de lucro, principalmente porque los procesos legales prolongados y la consecuente imposibilidad de que el comprador se mueva de forma inmediata al nuevo inmueble provoca una bajada vertiginosa del precio, además de los odiosos impagos del alquiler. Gracias a Vox, este problema estaría solucionado. ¿Tendrá algo que ver Iván Espinosa de los Monteros, cabeza visible de la formación de ultraderecha y administrador único de dos inmobiliarias millonarias (Citrum SL y Premium Capital Management SL24)?

La relación de interés directo que tienen algunos cabezas de lista de Vox con el asunto que tratamos es casi irónica, pero precisamente no es demasiado común en nuestro país, y sería un error pensar que es necesario que la propia burguesía se meta a hacer política para poder conseguir sus metas. El caso de Santiago Abascal es un mejor ejemplo de cómo se educa a un político institucional de forma que profese eterna fidelidad al ​statu quo​: un enchufado a diferentes instituciones y despachos pagados por dinero público, que no ha vivido nunca de otra cosa que de los favores de la burocracia del Partido Popular. La facilidad que tiene la administración para acoger entre sus pliegues a este tipo de chupasangres es lo que promueve la generación continua de una gruesa capa de estómagos agradecidos, que sirve de apoyo al régimen social. Esta es una escuela ideal para los políticos de la burguesía.

El Estado

A pesar de que el Gobierno se ha mostrado reticente a ceder a la presión de la derecha y los medios, otras palancas institucionales ya han comenzado a moverse por aparente voluntad propia, pues notodo el Estado es Gobierno.

El pasado 20 de agosto, el Fiscal Jefe de la provincia de Valencia aprobaba un decreto con la pretensión de “unificar criterios” en cuanto al tratamiento de los casos de usurpación. A partir de éste, el desalojo inmediato de la vivienda ocupada puede efectuarse en calidad de medida cautelar, sin necesidad de que termine el proceso con una sentencia condenatoria. Es decir, se estandariza la posibilidad de agilizar el desalojo forzoso en cuanto se denuncia una ocupación.25

Es más, en el mismo decreto se apela al “problema creciente de la ocupación de vivienda”, apoyando la nueva orden sobre el debate surgido, y posicionándose a favor de los intereses de bancos, fondos buitre y otras entidades financieras.

Si las instituciones y el alto funcionariado tienen una tendencia ‘natural’ a favorecer a la burguesía no es por mera casualidad. De nuevo, nos encontramos ante un entramado de amiguismos, redes clientelares, y de carreras profesionales forjadas en base a la meritocracia y la concesión de favores. Uno no muerde la mano que le da de comer, menos aún si su situación actual le es completamente favorable, por no hablar de la presión mediática que pueden sufrir ciertos altos cargos tras una gestión poco ‘amable’ hacia sectores interesados. De nuevo, una estructura opaca y poco democrática que facilita la influencia de la patronal sobre los grandes administradores de un Estado que es su herramienta más útil y servil.

  1. https://www.lasexta.com/noticias/economia/tan-alarmante-okupacion-espana-esto-dicen-datos_201905145cdaf2e30cf26b6ffc70b2e1.html
  2. Google Trends. Búsqueda de ‘okupas’ en España en los últimos 5 años.
  3. https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1995-25444
  4. https://www.conceptosjuridicos.com/allanamiento-de-morada/
  5. https://www.eldiario.es/sociedad/sentencias-condenatorias-ocupar-ilegalmente-aumentan_1_3985839.html
  6. https://www.infolibre.es/noticias/opinion/blogs/insostenible/2018/06/30/el_problema_vivienda_espana _casas_sin_gente_gente_sin_casas_84353_2007.html
  7. https://www.elplural.com/economia/en-espana-hay-3-4-millones-de-viviendas-vacias-mientras-miles-d e-personas-se-quedan-en-la-calle_58852102
  8. https://www.eldiario.es/sociedad/sentencias-condenatorias-ocupar-ilegalmente-aumentan_1_3985839.html
  9. https://www.lasexta.com/noticias/economia/tan-alarmante-okupacion-espana-esto-dicen-datos_20190 5145cdaf2e30cf26b6ffc70b2e1.html
  10. INE
  11. INE
  12. ​https://www.idealista.com/sala-de-prensa/informes-precio-vivienda/
  13. https://www.infolibre.es/noticias/opinion/blogs/insostenible/2018/06/30/el_problema_vivienda_espana _casas_sin_gente_gente_sin_casas_84353_2007.html
  14. https://www.elsaltodiario.com/especulacion-urbanistica/vivienda-desahucio-pah-mentiras-bulos-fantas ma-okupacion-agitese-antes-usar
  15. https://www.ine.es/jaxiT3/Datos.htm?t=25997#!tabs-grafico
  16. https://www.lasexta.com/noticias/economia/tan-alarmante-okupacion-espana-esto-dicen-datos_201905145cdaf2e30cf26b6ffc70b2e1.html
  17. https://www.bancomundial.org/es/news/press-release/2020/06/08/covid-19-to-plunge-global-economy-into-worst-recession-since-world-war-iihttps://elpais.com/economia/2020-06-23/oxfam-calcula-que-mas-de-700000-personas-caeran-en-la-pobreza-tras-el-impacto-de-la-pandemia-en-espana.html
  18. https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2016/06/22/742596-vender-una-casa-con-okupas-obliga-al-propietario-a-bajar-un-42-el-precio
  19. antena3.com/noticias/
  20. Twitter
  21. https://www.lamarea.com/2019/07/18/cuanto-mandan-los-bancos-en-los-medios/
  22. https://www.estrategiasdeinversion.com/actualidad/noticias/bolsa-espana/la-campana-del-miedo-hace-de-oro-a-securitas-direct-n-415063
  23. https://www.lasprovincias.es/politica/propuesta-vox-okupas-patada-culo20200806124032-nt-20200806130832-nt.html
  24. https://www.elplural.com/politica/espinosa-monteros-vox-declaracion-bienes-coches-acciones-millones-de-euros_223234102
  25. Fiscalía Provincial de Valencia, Jefatura. Decreto a 20 de agosto de 2020 “UNIFICACIÓN DE CRITERIOS DE ACTUACIÓN RESPECTO DEL DELITO DEL ARTÍCULO 245.2 DEL CÓDIGO PENAL (OCUPACIÓN DE BIEN INMUEBLE SIN VIOLENCIA O INTIMIDACIÓN)”