Sobran razones para frenar el ERTE en ArcelorMittal

Si ahora mismo, con ArcelorMittal creciendo a buen ritmo, ya atacan a los trabajadores, ¿qué harán cuando las cosas vuelvan a ponerse feas?

Hay muchas razones para frenar el ERTE que ArcelorMittal Sagunto está imponiendo por la fuerza a 200 trabajadores, mayoritariamente de oficinas. Desde El Altavoz, hemos querido hacer hincapié en unas cuantas:

1-Porque la solidaridad entre trabajadores es una inversión a futuros.

ArcelorMittal Sagunto tiene una plantilla con años de experiencia en defender sus derechos laborales. Para conservar y fortalecer esos derechos, la plantilla tiene que mostrar unidad, demostrar a las nuevas incorporaciones que la única manera de hacerlo es preocuparse los unos por los otros y responder todos cuando atacan a uno.

2-Porque ArcelorMittal está queriendo competir con el sector del acero de Turquía.

La prensa generalista señalaba que parte de la estrategia de reducción de costes de ArcelorMittal viene por la competencia con el acero importado desde Turquía. No hace falta saber mucho de economía internacional para saber que en Turquía los salarios y las condiciones laborales son bastante peores que en España, así que es muy probable que ArcelorMittal se haya fijado como referencia ir igualando a la baja las condiciones de las plantillas en España con las de este país, y con otras justificaciones vaya poco a poco tratando de atacar las condiciones de trabajo de la plantilla con este fin.

De momento, el indicio más claro de esto es que la empresa está tratando de restarle valor al trabajo de los empleados. El mensaje que trata de lanzar la dirección de ArcelorMittal con el ERTE y otras tretas del estilo (“cógete vacaciones”, “haz más horas extra”) es claro: “podéis trabajar menos horas si trabajáis más deprisa, trabajáis menos de lo que podríais y vuestro trabajo no vale lo que decís que vale”.

3-Porque la crisis del automóvil va a obligar a ArcelorMittal a recortar la producción y los costes, y está tratando de cargar sus recortes sobre la plantilla.

Los directivos de ArcelorMittal explicaban a la prensa en noviembre del año pasado que su éxito depende principalmente del sector del automóvil, y la crisis que está afectando a la fabricación de automóviles obligará a recortar la producción en ArcelorMittal. Por tanto, cuando la empresa dice que no va a tocar a los trabajadores de producción, algo no encaja. Puede que no los vaya a tocar ahora mismo, y prefiera empezar por oficinas o eventuales, por hacer más intensa la jornada de trabajo…Pero es cuestión de tiempo que vayan a por todos.

4-Porque la economía mundial está desacelerando, podría haber una nueva crisis, y hay que mostrar unidad y firmeza.

El Fondo Monetario Internacional ha anunciado que, aunque no habrá una nueva crisis en un año, sí han crecido mucho los riesgos de que la economía mundial se estanque, especialmente la industria alemana, que es la locomotora de la economía europea. La crisis política de la Unión Europea y las guerras comerciales de Trump pueden acelerar la llegada de este estancamiento, y mientras tanto los precios de la vida siguen aumentando, con una nueva burbuja del precio del alquiler y la compra de vivienda en Valencia y anuncios de subidas generalizadas del precio de la electricidad en España a lo largo de 2019. A esto se le suma el riesgo de que los trabajadores jóvenes, en una situación de paro, precariedad e inestabilidad, tengan que ir recurriendo a endeudarse con los bancos para consumir a medida que envejecen, lo que puede añadir una nueva burbuja del crédito de aquí unos años.

Si ahora mismo, con ArcelorMittal creciendo a buen ritmo, ya atacan a los trabajadores, ¿qué harán cuando las cosas vuelvan a ponerse feas?

En definitiva, la caza de máximos beneficios por parte de ArcelorMittal en un periodo de incertidumbre económica lleva a la empresa a planificar ataques a la plantilla, que ha empezado sin tocar a los obreros de producción, pero que es cuestión de tiempo que se generalice.