Trabajadores y trabajadoras de Alliance Healthcare plantan cara frente a la persecución antisindical

La plantilla de la multinacional farmacéutica realiza cuatro jornadas de huelga frente a la irregularidad de los ERTEs y el despido injustificado de 18 trabajadores y trabajadoras.

El 27 de abril, Alliance Healthcare, que es la “división de distribución mayorista y asuntos comerciales” de Walgreens Boots Alliance, empresa farmacéutica de origen estadounidense, presentó la solicitud para llevar a cabo un ERTE por fuerza mayor, pese a que en principio estaba exenta de realizarlo por tratarse de una empresa farmacéutica que realiza un servicio esencial a la comunidad. El 5 de mayo solicita un ERTOP, que se haría eficaz una vez finalizado el primer ERTE.

La justificación para la solicitud de estos ERTEs es mantener los resultados económicos ante los accionistas. La empresa sostiene este argumento a pesar de que durante el confinamiento han superado la facturación estimada en 8 millones de euros, según fuentes sindicales.

El pasado 8 de julio, desde El Altavoz entrevistamos a los trabajadores y trabajadoras de la planta ubicada en Polinyà, en la cuarta y última jornada de huelga convocada hasta el momento, como respuesta a los despidos injustificados.

“Desde los sindicatos entendíamos que una empresa de este tipo no podía aprovechar el dinero público para incrementar los beneficios de sus accionistas, por lo tanto, nos opusimos desde el principio a las causas que alegaba, pues entendíamos que eran falsas y fraudulentas”. Así lo explicaba a El Altavoz Jaume Olivé, presidente del comité de empresa.

Para el ERTOP hubo negociación porque ésta es obligatoria, aunque acabó sin acuerdo. Respecto al ERTE, éste fue presentado sin ningún tipo de consulta ni negociación previa. Por todo esto, los sindicatos decidieron llevar el caso a los tribunales.

A raíz de las denuncias, la empresa ha empezado una campaña de persecución sindical, sumando hasta ahora 18 despidos. Para luchar contra estas represalias antisindicales, estuvieron presentes en la manifestación del 27 de junio, denunciando las prácticas de la empresa y pidiendo la readmisión de los trabajadores despedidos y convocaron huelgas de 3 horas los días 3, 6, 7 y 8 de julio. Con la plantilla en huelga, Alliance ha cubierto sus puestos de trabajo. “La misma semana que se iniciaba la huelga, empezó a traer trabajadores de fuera, que están trabajando a día de hoy sin contrato , simplemente para hacer el trabajo de los huelguistas”, comenta Olivé. A esto añade que estos empleados no han recibido la formación específica para trabajar en las circunstancias de la pandemia. La empresa también busca generar tensiones entre la propia plantilla, enfrentando a los trabajadores de la plantilla y a los trabajadores autónomos.

El delegado sindical valora que “La empresa ha intentado aprovechar la situación de precariedad de este colectivo autónomo para crear un enfrentamiento entre los trabajadores que estamos protestando, los despedidos y estos trabajadores a los que se obliga a seguir trabajando.” Nos explica también que “se está produciendo una reestructuración encubierta, porque sabemos que existe un plan mundial, que fue conocido a finales del 2018, que tiene como uno de los elementos centrales rebajar la estructura de costes de la empresa en 1800 millones de euros hasta finales de 2021”

Antes las vulneraciones expuestas, CCOO se plantea recurrir a la vía jurídica. Mientras tanto, la lucha continúa y no descartan convocar nuevas movilizaciones. Olivé lo tiene claro: “Este  conflicto no se va a cerrar mientras la empresa no se siente a negociar”.