Un avance en la lucha internacional de los trabajadores del automovil

Entre el 19 y el 23 de febrero de este año tuvo lugar la 2ª Conferencia Internacional de Trabajadores del Automóvil (IAWC, por sus siglas en inglés) en Vereeniging (Sudáfrica). En ella, 51 delegaciones de 23 países y 4 continentes distintos, con más de 250 participantes, debatieron sobre su situación, condiciones de vida y de trabajo en sus países, así como de sus demandas y luchas, con el objetivo de adoptar un programa de lucha unitario y fortalecer su coordinación internacional.

Desde la Organización Comunista Revolución hemos tenido la oportunidad de mantener un contacto de primera mano con la organización de la Conferencia y, si bien no hemos podido asistir, consideramos que el programa de lucha elaborado en la Conferencia Internacional de Trabajadores del Automóvil es de gran interés para la clase obrera del sector de la automoción en nuestro país.

Por eso, hemos traducido el borrador final de este programa de lucha, disponible en inglés en la página web de la Conferencia[1], y te invitamos a leerlo a continuación:


El primer objetivo de la 2ª IAWC es la consecución de una coordinación efectiva de las luchas de los trabajadores del automóvil. La unidad internacional de los trabajadores es importante a la hora de oponerse a la avaricia de las multinacionales, que tienen un alto nivel de organización. La distribución de este programa internacional de lucha, su debate previo y su aprobación en la IAWC, así como la realización de las Conferencias Internacionales de Trabajadores del Automóvil sirven a este propósito. Trabajamos sobre la base de sus decisiones y principios organizativos.

Las luchas comunes no solo surgen de tener objetivos en común, necesitan, sobre todo, confianza. Para conseguir este objetivo de coordinar a los trabajadores del automóvil, la 2ª IAWC debe especificar un programa de lucha en el cual estén formuladas de manera precisa nuestra visión de futuro y nuestras demandas más importantes.

Plataforma de exigencias de la conferencia internacional de trabajadores del automóvil (IAWC)

1. Un amplio proceso de reestructuración está teniendo lugar entre los grandes fabricantes de automóviles. Haciendo uso de sus enormes beneficios, quieren alcanzar o sobrepasar la concentración y rentabilidad de los más dinámicos sectores tecnológicos de la economía. De esta manera, están en plena carrera para aprovechar lo más posible las nuevas tecnologías. Esta reestructuración es costosa para los trabajadores. Miles de trabajos se han perdido, plantas enteras han cerrado. Los salarios y las prestaciones sociales han empeorado. En lugar de utilizar el progreso tecnológico para el beneficio de la humanidad y la naturaleza, las compañías de automoción hacen lo contrario: destrucción de puestos de trabajo en lugar de reducción del tiempo de trabajo. Los trabajadores y sus familias están sufriendo por culpa de estos ataques. El desarrollo tecnológico no ha mejorado las condiciones de vida de los trabajadores del automóvil. Se han perdido conquistas. Debido a los efectos que la crisis estructural, incluyendo la transición a la electromovilidad, van a conllevar para todos los grupos de automoción y sus compañías proveedoras, la IAWC rechaza que el incremento en las capacidades productivas que las nuevas tecnologías generarán bajo las condiciones del capitalismo, lleven a la pérdida de cientos de miles de puestos de trabajo, tal y como las compañías han anunciado.

La jornada de trabajo de 30 horas semanales o 6 horas al día con compensación salarial completa como la exigencia económica más importante en la lucha por cada puesto de trabajo y de formación contra el desempleo masivo. Esto permite el reparto de la riqueza que se crea a través de la mayor capacidad productiva y más tiempo libre para el desarrollo personal y social.

Debido a la más baja demanda de empleo que conllevan estos avances tecnológicos, debemos distribuir el trabajo para mantener el empleo, reducir la explotación y mejorar las vidas de los trabajadores. Está claro que la unidad de la clase obrera es la vía para conseguir estos objetivos. Debemos poner fin a los acuerdos de flexibilidad, los incrementos en la carga de trabajo y otras medidas que reducen puestos de trabajo cada día. Pedimos en todos los sindicatos que se detenga la colaboración en el incremento de la productividad y la flexibilidad y que se luche por cada puesto de trabajo.

Llamamos a todos los trabajadores a que se unan en defensa de sus puestos de trabajo y por la mejora de las condiciones de trabajo. ¡Somos muchos! no estás solo, hay gente como tú que lucha internacionalmente.

2. ¡Luchemos por salarios más altos!

Los salarios reales de los trabajadores están disminuyendo, mientras que los beneficios de los empresarios aumentan. La inflación y la crisis económica se están comiendo nuestros salarios, y es importante defender el sustento de los trabajadores. Luchamos en cada compañía por un pago igual para los trabajadores fijos, los recién contratados, los trabajadores de contratas y los trabajadores de compañías externas. Exigimos acuerdos colectivos para todos y que “un salario igual por un trabajo igual” sea pague en todos los países de forma relativa a las condiciones de vida nacionales.

3. Reducir los ritmos de trabajo, mejorar en salud.

No podemos permitir que mientras los robots instalados por los capitalistas destruyen puestos de trabajo, aquellos que realizan trabajo manual enfermen y sufran accidentes por cargas de trabajo inhumanas.

El trabajo monótono en las compañías del automóvil y los ritmos de trabajo cada vez más estresantes debidos a la aplicación de sistemas de medición automatizados están causando enfermedades y heridas a una edad cada vez más temprana. Debemos luchar por horarios de trabajo más humanos para eliminar la sobreexplotación en el lugar de trabajo y asegurar la salud de todos los empleados. Estamos comprometidos con una sociedad en la que las oportunidades positivas que ofrece la racionalización y el uso de robots se usen en interés de los trabajadores.

Abogamos por evitar o restringir el trabajo nocturno.

Rechazamos firmemente y luchamos solidariamente contra la fatiga, la intimidación, el bullying a individuos, a platillas enteras y a menudo a compañeros particularmente militantes. El bullying en particular puede llevar a problemas de salud mental dramáticos.

Reducción de la edad de jubilación:

Rechazamos los incesantes ataques del capitalismo contra el derecho a la jubilación y exigimos: ¡La reducción de la edad de jubilación, especialmente para las mujeres, trabajadores por turnos y de trabajos intensivos – con plena compensación para la jubilación!

4. Compromiso social con las energías renovables y las tecnologías sostenibles.

Fortalecer la unidad de los movimientos ecologista y obrero en la lucha contra la destrucción del medioambiente y el deterioro de la salud. No queremos decidir entre puestos de trabajo y protección del medioambiente – ¡exigimos los dos! El responsable de la destrucción de puestos de trabajo no es la protección del medioambiente, sino el afán de las multinacionales por los beneficios.

Llamamos a los trabajadores del automóvil a nivel global a apoyar el movimiento ecologista militante, como Fridays For Foture (FFF), y a encabezar la lucha por la vida en armonía con la naturaleza en las empresas.

A través del descubrimiento del fraude criminal relacionado con la emisión de gases de escape mediante la manipulación del software de los motores Diesel y por las señales cada vez más claras de cambio climático, el tema del medioambiente se ha ido moviendo al centro del debate social desde 2015. Para conseguir los máximos beneficios, los directores generales de Volkswagen, Audi, Daimler y muchas otras corporaciones han aceptado gustosamente la destrucción del medioambiente y el impacto masivo sobre la carga sanitaria, incluyendo una mortalidad de miles. En muchos países esto ha sido encubierto y promovido por cargos gubernamentales que han sido cómplices de los monopolios internacionales de la automoción y de la energía.

Nosotros los Trabajadores del Automóvil somos conscientes de la significativa proporción de la contaminación que se debe a la industria del automóvil y sus serias consecuencias para el medioambiente. Luchamos por que la producción de automóviles deje de ser dañina para el medioambiente. Necesitamos dejar atrás la quema de combustibles fósiles, tanto en la producción de motores como en el reciclaje de recursos. Rechazamos una nueva estafa medioambiental: NO CAEREMOS EN VUESTRA POLÍTICA DEL MIEDO. Creemos que ha llegado el momento de decir “¡ya basta!”. La industria de la automoción ha tenido un crecimiento exponencial con beneficios astronómicos y esta reestructuración los va a incrementar. Justamente por eso las compañías deben ser las que paguen por ella. Las condiciones de trabajo de los trabajadores deben mejorar. Exigimos el desenmascaramiento completo de todo acto criminal y que las personas responsables sean castigadas y respondan con su propiedad privada. Las consecuencias del fraude criminal de los gases de escape deben dejar de recaer sobre las plantillas y sus familias, los clientes y el conjunto de la sociedad. Exigimos la sustitución de todos los vehículos que usan combustibles fósiles por vehículos eléctricos y de hidrógeno en la producción, la operación y el reciclaje. Por un transporte público que cubra las necesidades de movilidad de la población con vehículos eléctricos y de hidrógeno, basada principalmente en energías renovables regionales. De esta forma, se pueden crear trabajos equivalentes como sustitutos.

5. Rechazamos la subordinación a la competencia de las empresas y la lógica del beneficio, que es también a menudo apoyada por dirigentes sindicales cuando firman acuerdos de reducción salarial e incrementos de flexibilidad que destruyen las condiciones de vida de los trabajadores, y ritmos de trabajo mayores que destruyen la salud de muchos de nosotros. Como IAWC rechazamos esta política de colaboración entre clases y exigimos soluciones en positivo para aquellos que crean la riqueza cada día con sus manos o sus mentes en todas las compañías.

Defendemos el fortalecimiento de los sindicatos como organizaciones de lucha para mejorar las condiciones de vida y trabajo de los trabajadores y promovemos la unidad sindical sobre una base militante.” (Resolución fundacional de la IAWC en Octubre de 2015).

6. Luchamos por el futuro de la juventud. Porque pensamos en la juventud, ¡no podemos vender nuestros puestos de trabajo a cambio de indemnizaciones por despido mejores, sino que luchamos por cada puesto de trabajo! Los salarios de segunda o tercera socavan el futuro de nuestros trabajadores jóvenes y de las nuevas generaciones. La juventud trabajadora está afrontando con especial intensidad trabajo temporal y subcontratado sin ningún derecho. ¡Exigimos trabajos normales mientras dure la formación y empleos fijos para todos los trabajadores jóvenes! ¡Por un sistema educativo gratuito hasta los más altos niveles!

7. En la industria de la automoción, las mujeres están infrarrepresentadas en muchos campos y son peor pagadas. Además de esta forma de doble explotación hay una opresión particular en las empresas a través del trato desigual a las mujeres y chicas jóvenes, incluso opresión sexual, acoso y violencia. La carga de cuidar a los niños y a los familiares y la reproducción de fuerza de trabajo recaen principalmente sobre las mujeres. Apoyamos la promoción de mujeres en las empresas y los sindicatos y colaboramos estrechamente con el movimiento militante de mujeres internacional.

Las exigencias especiales de las mujeres y las familias:

  • Igual trabajo para mujeres y hombres
  • Guarderías gratuitas proveídas por las empresas
  • Permiso por paternidad retribuido
  • Pago del 100% de los tratamientos para el cuidado de niños enfermos

8. Los grupos de automoción están usando tanto las agencias de empleo temporal como la subcontratación a compañías externas como una nueva forma de cuasi-esclavitud llamada “precariedad”. Se contrata a trabajadores de manera temporal cuando sus puestos de trabajo son, de hecho, posiciones que existen de forma permanente. Esta forma de actuar ejerce gran presión sobre el desempeño del trabajo, alcanzando un grado de explotación cada vez más intolerable.

Adicionalmente, los salarios de estos trabajadores de cuello azul y cuello blanco permiten que la empresa se ahorre prestaciones sociales, dado que la empresa declara esos pagos como costes y no como sueldos.

Exigimos la eliminación del trabajo temporal, el trabajo de contrata y la externalización de las plantillas y que los empleados sean contratados directamente en las empresas matriz.

No aceptamos que mientras las empresas incrementan sus beneficios a través de las mejoras tecnológicas, las consecuencias sobre los trabajadores sean despidos y el empeoramiento de sus condiciones. Por este motivo, es necesario exigir impuestos progresivos relativos a los resultados de las grandes compañías con el objetivo de proveer suficiente dinero para incrementar las prestaciones sociales y de jubilación y distribuir la riqueza creada.

La restitución de las ayudas públicas recibidas por empresas que lleven a cabo despidos colectivos o deslocalizaciones. La capacidad de las multinacionales para decidir la apertura o cierre de plantas en cada país genera un chantaje continuo a miles de personas en los países de origen y en los proveedores. También usan leyes para aprovecharse de las ayudas públicas que acaban suponiendo directamente incrementos en sus beneficios.

Exigimos que os gobiernos prevengan este uso de recursos públicos ordenando la devolución de cualquier ayuda dada a compañías que deciden realizar despidos, deslocalizaciones y medidas contra los trabajadores.

Pero, sobre todo, entendemos que la acción sindical contra las compañías y los gobiernos que las protegen es la mejor herramienta para prevenir el chantaje y las decisiones contra los trabajadores.

9. Nuestro 9º objetivo es extender nuestra coordinación a la lucha contra la derechización de los gobiernos y el avance de la derecha y la extrema derecha en estos gobiernos. A través de la derechización de los gobiernos y los Estados, se han incrementado masivamente los ataques contra los trabajadores. La represión política contra las luchas de los trabajadores del automóvil y sus familias ha crecido. Al mismo tiempo, ha habido un cambio de actitud a nivel internacional, que se ha expresado con un aumento de las luchas y la confianza con la que se llevan a cabo. ¡Exigimos el pleno derecho legal a la huelga en todos los aspectos! ¡Contra la opresión y la división, luchamos por derechos y libertades políticas y democráticas en las empresas y los sindicatos! ¡Por el reconocimiento de los derechos sindicales! ¡Ni un solo espacio para las fuerzas reaccionarias y fascistas en las empresas! ¡Por la prohibición de todas las organizaciones, partidos y propaganda fascista!

Trabajamos junto a otros movimientos en la lucha contra el fascismo y contra la derechización de los gobiernos.

No aceptaremos la discriminación por género, orientación sexual, ideología, religión, orígenes o capacidades.

10. Por una sociedad alternativa sin explotación ni opresión en lugar del caos de las crisis y las guerras imperialistas. Necesitamos un debate estratégico entre las plantillas de la industria del automóvil sobre las alternativas anti-capitalistas, sociales y socialistas – ¡contra toda propaganda anticomunista!

El empeoramiento de las condiciones de vida de las masas de trabajadores contrasta con la creciente riqueza de unos pocos capitalistas y monopolios internacionales. Las crisis y guerras llevan al caos, incrementan la miseria y también la destrucción de las bases naturales para la vida. Esto es lo que este sistema capitalista basado en la explotación puede ofrecer. Las conquistas que hemos alcanzado, una por una, son aplastadas. Es necesario superar este sistema injusto.

Con el desarrollo de guerras comerciales y una mayor lucha por la competencia entre los monopolios internacionales del automóvil, el peligro de una guerra está creciendo. La rivalidad cada vez más agresiva viene acompañada por la influencia de la forma de pensar nacionalista o social-chovinista entre los trabajadores del automóvil y sus familias. En lugar de verse envueltos en intereses de poder de Estados nación o corporaciones, los trabajadores deben reflejar sus intereses como clase a nivel internacional y fortalecer la solidaridad de clase internacional.

Para conseguir nuestro programa de lucha, organizamos la solidaridad local e internacional – desde declaraciones, acciones unitarias coordinadas, hasta huelgas y campañas de solidaridad. Nuestros días de lucha internacionales comunes son el Día Internacional de lucha de la Clase Obrera, el primero de mayo, el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, el Día Internacional de lucha para salvar el Medioambiente y el Día de lucha contra el Fascismo y la Guerra.

No nos limitamos a nosotros mimos a la lucha por mejorar los sueldos y las condiciones de trabajo. Queremos una vida plena, digna y saludable para todo el mundo en armonía con la naturaleza – una sociedad sin explotación ni opresión, porque otro mundo es posible.” (Resolución fundacional de la IAWC en octubre de 2015).

¡TRABAJADORES DEL AUTOMÓVIL DEL MUNDO, TRASPASEMOS FRONTERAS Y FORTALEZCAMOS LA UNIDAD INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES!

[1] https://automotiveworkers.org/en/amended-draft-of-program-of-struggle