Diario de lucha de clases en cuarentena

Desde la Organización Comunista Revolución, como ya advertimos en nuestro último comunicado sobre el coronavirus, no vamos a detener nuestro trabajo político puesto que la epidemia no detiene la lucha de clases.

Esto es algo que se ha visualizado hoy de forma muy clara con miles de trabajadores agolpados en un reducido transporte público sin medidas de seguridad que les protejan porque deben ir a trabajar.

Seguridad de la clase obrera que importa poco al gobierno cuando no impone teletrabajo ni tampoco restringe sectores imprescindibles para seguir con la producción y protege al resto, sino que prefiere mantener los beneficios de las empresas sobre la salud pública.

La lucha de clases no se detiene, no se pone enferma. Millones de personas aplauden cada día el desempeño de quienes trabajan en el sector sanitario en condiciones de alto riesgo de contagio. Al igual que debería hacerse con quienes trabajan en supermercados, fábricas y demás puestos de trabajo jugándose su integridad física para que la sociedad no colapse.

De la misma forma que debería aplaudirse a los 5.000 trabajadores y trabajadoras de Mercedes en el País Vasco que hoy estaban llamados a ir a trabajar y han decidido, por medio de su comité de empresa, parar la producción de furgonetas como protesta porque están poniendo en juego su salud.

Además, como ya advertimos en nuestro anterior artículo sobre el acuerdo entre patronal y sindicatos, éste iba a suponer un efecto llamada que ya algunas empresas como el grupo que gestiona VIPS, Burger King o Domino’s ya planea hacer ERTEs de 22.000 personas de forma indefinida hasta que se vuelva a una cierta normalidad. Miles de personas al paro para que los empresarios no acusen el golpe, sino que lo sufra la clase obrera.

La lucha de clases no se detiene.

Encuentra aquí nuestros análisis, que iremos actualizando: